Un calzado imprescindible en Verano: Las cuñas de piel

FAVS VERANO 5Un calzado para verano (incluyo también finales de primavera y comienzos de otoño, por lo menos en la zona donde vivo) imprescindible para mí son las sandalias de cuña, pero no me sirven unas cualquieras, deben reunir cuatro requisitos concretos. 

Tener en cuenta que el zapato de cuña tiene un estilo bastante casual, lo podemos lucir tanto de día como de noche, pero si queremos lucir algo más elegantes para alguna ocasión especial, por ejemplo, este tipo de calzado no sería el apropiado. Dicho esto ¡vamos allá!

IMG_1744

1. Atadas al tobillo.

Para tener el pie bien sujeto y no restar comodidad.

2. Tacón de cuña.

Este tipo de tacón es una de los tacones más cómodos que existen porque el pie tiene todos los puntos de soporte posibles.

3. Altura

Me encantan los zapatos de tacón alto por cómo estilizan la silueta de cualquier mujer, pero si lo quiero es estar cómoda muchas horas sin tener que estar maldiciendo mis piés nunca suelo superar los 7cm de alto. En este punto os recomiendo que vayáis probando distintas alturas para saber con cuál aguantáis más cómodas pero, sea la altura que sea, nos va a estilizar más que si fuéramos con zapato totalmente plano.

4. Material: Piel

Y siempre que puedo intento que sean de piel blanda (como los de la foto). Este material, que es elástico, una vez que se calienta con el propio calor corporal cogen forman y se adaptan al pie como un guante, haciendo que sean muy confortables. Digamos que el pie actúa como un molde personalizado.

También os recomiendo que sean de este material si os suelen sudar muchos los piés, ya que la piel absorbe todo el sudor y evita que el pie patine.

El color ya es opcional y va a gusto de cada una. Yo tengo unos de color beige, ya sabéis que siempre tengo de colores neutros porque después combinan con infinidad de looks, pero también os confieso que este mismo modelo lo tengo en varios colores más (me remito a la foto).

Recalco que para conseguir un look más elegante éste no sería el calzado apropiado, pero si es para el día a día o para una noche de verano más informal es el calzado perfecto.

Bajo mi experiencia personal, la suma de todos estos puntos dan como resultado un calzado enormemente cómodo, confortable y adaptado a nuestro propio pie, con el que podremos aguantar muchas horas, incluso todo el día.

Camina feliz y deja huella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *